El agua: un suministro básico que también necesita atención

Hoy pondremos el foco en el agua, la gran olvidada entre los suministros básicos de la vivienda. Del agua sólo nos acordamos en épocas de sequía, como si ahorrar fuese una cuestión solo de cuando no hay. Con este artículo iremos un poco más allá. Observaremos que ahorrar agua no solo tiene un componente ecológico, lo cual ya es muy importante, sino también económico. Relacionaremos el ahorro de agua en nuestros usos cotidianos con el ahorro de energía y con la reducción de emisiones de CO2, y profundizaremos en los buenos hábitos de consumo del agua, más allá de los evidentes.

La pobreza energética no se va de vacaciones en verano

Se suele relacionar la pobreza energética con la incapacidad de los hogares de encender la calefacción en invierno para mantener la vivienda a una temperatura saludable, pero la pobreza energética no es solo eso, también es no poder encender un ventilador en verano, ya no el aire acondicionado, por miedo a no poder afrontar luego la factura resultante. Pobreza energética es tener la vivienda a una temperatura insoportable en julio y agosto, especialmente cuando vienen las dichosas olas de calor, porque la vivienda no reúne las condiciones necesarias y resulta imposible costear una reforma para impedir que se cuele el calor de la calle.